December 1, 2017

February 27, 2017

September 26, 2016

Please reload

Recent Posts

Camino a la Educación para las Jóvenes Latinas

April 27, 2018

1/1
Please reload

Featured Posts

Si las Mujeres Gobernaran al Mundo

August 8, 2017

En estos momentos en que de nueva cuenta estamos viendo otra embestida de los talibanes cristianos en el Congreso federal y texano en contra de las mujeres, con la nueva amenaza de violentar nuestros derechos reproductivos y de acceso a servicios de salud, me he llegado a preguntar porque el género masculino del homo sapiens nos teme tanto al género femenino que vuelve a las ancestrales arremetidas subyugantes del mal llamado sexo débil. Me pregunto si efectivamente el mundo sería un mejor lugar si nosotras las mujeres estuviéramos a cargo o si por lo menos lográsemos convertirnos en el fiel de la balanza. Porque algo definitivamente no funciona en nuestro mundo.

Desde las facciones en lucha en la novísima República de Sudán del Sur que utilizan la violación sexual como instrumento de guerra y caudillaje, pasando por las aberrantes prácticas de la mutilación sexual femenina en tantísimos países africanos, por la inhumana opresión de las mujeres en Arabia Saudita y otros países de la región, la negación de los derechos reproductivos de las mujeres en Estados Unidos, la violencia sinrazón en México y Centroamérica, y el tráfico de niñas y mujeres para fines de explotación sexual y laboral en América Latina, Europa, Asia y Estados Unidos, probablemente nuestra sociedad estaría en un mejor sitio si las mujeres estuviésemos en posiciones de liderazgo y de toma de decisiones en un plano de absoluta igualdad de género. 

Ciertamente la historia está repleta de mujeres que son capaces de tanta o más maldad y corrupción que los hombres. Un caso que me viene a la mente es el de Ilse Koch, la infame bruja del campo de concentración nazi de Buchenwald. También hay muchos casos de mujeres que al llegar a posiciones de liderazgo, obstruyen el ascenso de otras mujeres y desarrollan características de dominancia típicas de los hombres. Un ejemplo fue Margaret Thatcher, quien rara vez promovió a otras mujeres en los once años en que fue Primer Ministro de Gran Bretaña. Otras como la expresidenta brasileña Dilma Rousseff han mostrado ser tan corruptas como sus contrapartes